EN LA UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO NECESITAMOS GENTE QUE SUME Y MULTIPLIQUE Y NO GENTE QUE RESTE Y DIVIDA

Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de SINTRADEUA ni a sus patrocinadores.

COLUMNA DE OPINIÒN

Por: Jairo Eduardo Soto Molina
Profesor titular 1279 (80)
Doctor en ciencias Humanas
Mención Enseñanza Intercultural del inglés
 
 
Existen dos tipos de personas los que suman y multiplican y los que restan y dividen. Debemos propender por que los del primer grupo sean mayoría que los del segundo. Rodearnos de aquellos que desafían con sus palabras de aquellos que multiplican sus esfuerzos cuando no tienes ninguno, de aquellos que suman en tu vida que traen propósitos, que traen buenos mensajes, que traen inspiración, fuerza con sus palabras de aquellos que luchan por transformar su universidad, su facultad o programa.
No debemos rodearnos de aquellos que restan y dividen. De aquellos que te restan fuerzas porque siempre tienen un comentario negativo, crítica, queja murmuración, los que dividen y generan brechas de compromiso que dividen empresas equipos de trabajo porque nunca ven lo bueno porque siempre se están quejando de lo mal que está la universidad, el país su comunidad. Todo nos es lícito pero no todo nos edifica, debemos aprender a ser selectivos con lo que pensamos con lo que hablamos y con lo que hacemos y también con las personas con las cuales nos rodeamos. Tú  puedes hacer lo que tú quieras con tu vida pero lo que tú decidas, pensar, hablar, hacer y relacionarte, va a depender mucho lo que seas en esta vida. Esa es la inquietud que quise dejar al hacer un listado de docentes que merecen ser tenidos en cuenta en esta universidad en un ambiente de reconocimiento, menos toxico, más gratificante y edificante.
En días pasados me llegó un pasquín con el seudónimo del fantasma ojalá no sea del fantasma Gasparín que tiene una apariencia homosexualesca. Además ni de los otros tipos de fantasmas creo. En este pasquín hacían una lista de personas de las cuales solo merecen ser reconocidas como tales a los profesores Cristóbal Arteta Ripoll y José Gabriel Coley quienes solo son rectorables. Entiéndase que la lista que di no la di para esa altísima dignidad sino para ser tenidos en cuenta de vicerrectorías hacia abajo y algunos de ellos si rectorables como el par aquí referenciados y si dejé por fuera a otros docentes de altísimo valor como Ramiro Venegas. Yo no puedo indicar a personas que han cometido actos de corrupción y/o que solo tienen pregrado y son docentes universitarios, así de simple o aquellos que viven “La Gloria de Lucho”: son miembros del Cades del Doctorado de educación, del comité científico de la maestría de educación, representante de los docentes al Consejo de Facultad de Ciencias de la Educación, por consiguiente miembro del Consejo de esa Facultad y aspirar a dirigir el Doctorado. Es decir se pasó al famoso tres en uno, es un cuatro en uno.
Qué triste es no tener el valor de firmarse bajo un remoquete alias o seudónimo
Pero en el día de ayer me llegó del wasap del Presidente de Sintradeua un escrito del Licenciado Gaspar Hernández, que para efectos de dirigirse a este servidor le agradezco anteponer la palabra Doctor la cual el no podrá hacer debido a que el mejor constitucionalista de la Región Caribe Álvaro Lastra conceptuó que su tesis para aptar al título de Doctor en Educación no tenía ningún fundamento jurídico ni epistémico para considerar el amor como un derecho. Además el segundo evaluador dio un concepto igual al anterior y para colmo un tercero. Es decir Gaspar fuiste al Doctorado de Educación a especular. Yo SÍ le puedo decir a usted “licenciado” así pues ¡jalémosle al respetico!

Transcribo el último párrafo donde el “Doctor Amor” hace alusión a este servidor:

“Invitación final. Me atreví a escribir de memoria, porque en días pasados conocí un listado de docentes “rectorables”, elaborado por un licenciado al que apodan, internamente, “el malo” para distinguirlo de su homónimo “El Diablo”, para invitarlos a que repasen la historia y no pinten “caballitos” en sus sueños. La historia es inexorable. Ella  sola castiga y premia, mis queridos profesores. Los subrayados son míos

Ahora como te llamo ¡Funes el memorioso! Ya o de licenciado te lo respondí y creo que te debió quedar claro ¡DOCTOR! Dignidad que tú no has alcanzado y creo que honestamente no la alcanzaras porque tendrás que cambiar tu tema de tesis o paquito con el cual trataste de taimar a los jurados expertos en el tema.

“El malo” si así me han querido señalar la gente que resta y divide en la Universidad porque le he señalado todas sus fechorías que han realizado en la Alma Mater y por defender mis derechos desde que yo era un contratado. Desafortunadamente o no sé si afortunadamente el macartismo me ha rodeado de una manera injusta. Esa ha sido la perversidad existente en la Universidad del Atlántico de la cual tú haces parte fantasma  o perdón Gaspar te estaba confundiendo con el autor del pasquín: ¿serás tú? O ¿no serás? O ¡tal Vez! Me nombraron Tiempo parcial por una tutela que presenté y mi titularidad la tuve que luchar en otra tutela me gane dos concursos de tiempo completos  y no los acepté porque me querían rebajar mi sueldo. Me hecho abogado empírico defendiendo mis derechos y siendo el único garante de ellos. Soy malo y bien malo porque no me he dejado joder.

De ti se dice en los pasillos que presuntamente no has querido salir del closet, a lo mejor, quizás tal vez que se yo porque con una imagen de Gran Varón estas en una zona de confort. Así presumiblemente navegas en tu canoa averiada en dos aguas. Te pregunto: ¿Cuál es tu producción intelectual diferente a la de escribir una página en un diario amarillista llamado AL Día y lo que te ha publicado la página de Sintradeua? Tomate el trabajo de buscarme en Google. Porque no escribes en Revistas Indexadas como yo si eres verraco y en varios idiomas por demás.

En un escrito anterior titulado: “¿SE PUEDE SER RECTORA ENCARGADA Y AL MISMO TIEMPO EJERCER EN TITULARIDAD AL CARGO DE VICERRECTORA  ADMINISTRATIVA Y FINANCIERA DE LA UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO?” Allí hablas del problema de incompatibilidad de la rectora de ocupar los dos cargos y luego citas artículos de la ley 732/2002, la cual fue ya derogada. Es decir hasta mal abogado eres Gasparcito o Gasparín ¿cómo prefieres que te trate con cariño? La precitada Ley la reemplazó la Ley 1952 de 2019 (enero 28) le ilustro y no le cobro consulta por no ser abogado. Pero no es todo frente a esa profesión que has desempeñado creyéndote el mejor sin serlo. Frente al interrogante planteado en este articulito de opinión te respondo categóricamente ¡SI PUEDE OCUPAR AMBOS CARGOS! Existe suficiente jurisprudencia al respecto te cito: “Por su parte a la situación administrativa del encargo la caracteriza la transitoriedad y la brevedad en el servicio. Obedece a esta particular condición, que es diferente a cuando el cargo se ejerce en condición de titular (…) (página 8). Esta es la Sentencia  00165 de 2018 Consejo de Estado. La más contemporánea que encontré. Qué mal abogado eres Gasparcito o Gasparín como prefieras. Recuerda cuando en 2010 Ana Sofía me abrió un disciplinario auspiciado por el Vicerrector académico que desdibujé en un pasado escrito y te dimos poder 6 docentes de idiomas, Rosalba Arrieta, Vera Castañeda, Beatriz De león, Damaris Díaz, Diana Díaz y el sexto era yo! Bueno pues el único que no botaron fue a mí porque rescindí del poder que te había otorgado. Pero lo peor les dijiste a estas compañeras que frente a esa decisión no cursaba ningún recurso y quedaba el de apelación frente al tribunal administrativo. A mí me sancionaron con un mes de salario que el Vicerrector administrativo me descontó de un solo tajo mientras que a otros con igual medida les descontaron en 12 cuotas. Pero el Abogado ya finado Fernando Prada me indicó en su momento que no me preocupara que ese iba a ser mi ahorro al jubilarme porque se me debía devolver. Deberías jubilarte de litigar pequeño fantasma. Pero como el cura no se acuerda cuando era Sacristán o monaguillo, ya no recuerdas cuando ostentabas al tiempo los cargos de Secretario General y Jefe de Jurídica en la época de Ana Sofía, cuando era común ser vicerrector académico y Decano de Economía a la vez. Quizás ya estás dibujando “caballitos para solicitarle a tu gobernador representante del partido del trapo colorado bastante desteñido los cargos bien sea el de Vicerrector administrativo que deje la Rectora Mariluz Stevenson y quedarte con el sí regresase Prasca o ya empezaste a descalificar a la Dra. Lina García, Jefe Oficina de Asesoría Jurídica. Tú que si eres experto en dibujar caballitos de los sueños del Fantasma Gasparín.

Pero tu condición humana no es mejor recuerda la relación fraterna que Rafaela tuvo contigo en un inicio y posteriormente empezaste con tus juegos  de intereses y el discurso de la indisposición y alianzas con sus detractores que no cabe mencionar pero que todos saben cuáles son; todos los días te ibas a los medios  con un discurso de indisposición, señalamientos  y enfrentamiento del juego de poder que querías imponer a través del chantaje paralelo a la rectoría que puso la disyuntiva La doctora Rafaela Vos o tú y obviamente ella se prefirió a antes que a ti. Así, pues se liberó de la carga tóxica que tú representabas, mi estimado fantasma. No fuiste leal y traicionaste la confianza que te tuvo con inmenso cariño Rafaela Vos; no lo valoraste fuiste lo que “el poder se llevó” como para un film o telenovela donde tu segundo plan atacar a Fanny Bayona no te fue mejor ella te jubiló.

Recuerda cuando llegaste con esa legión de Decanos mediocres fuiste el que menos duraste, hasta Janeth Tovar te ganó duró 14 años y tú ¿cuánto duraste? Recuerda cuando Ana Sofía te tenía roña porque consideraba a toda esa legión de decanos unos politiqueros menos uno y quizás el que más o no sé si tú te lo ganas me pediste a mí y a Jorge Zamudio suavizar las relaciones con Ana Sofía y llevarte donde ella. Así no se pagan los favores ¡no no no!

Ahora te pregunto: La inexorable historia. Ella  sola ¿te castigó o premió, mi querido Gasparín?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.